LA Brujería y sus sombreros

En cuanto a la brujería, todo comienza con un Rey en los primeros tiempos de la historia, Salomón, quien pidió a Jehová sabiduría para gobernar su pueblo. Así hoy en día es conocido como el sabio Salomón.

En la antigüedad todo conocimiento pasaba de generación en generación a través de la palabra.

Salomón dejó escrito sus conocimiento en libros dos, el testamento de Salomón y la clavícula de Salomón, fueron salvados de un incendio que acabó con todos los demás.

Salomón conocía el arte de las invocaciones, hechizos, brebajes y un sinfín de cosas sobrenaturales.

De los conocimientos de Salomón heredados por su descendencia surge la primera brujeria real y pura.

Con esos conocimientos, se crearon círculos de invocación que mencionaba días específicos, estados de la Luna y materiales necesarios para poder hacer las invocaciones.

Mencionaba el día en que la Luna se alineaba con determinada constelación y datos que hoy en la actualidad son completamente correctos.

LA BRUJERÍA EN LA EDAD MEDIA

En la edad media comenzó la caza de las brujas que, según las habladurías,  podían cambiar su forma, robaban cadáveres y asesinaban a gente para poder hacer sus rituales.

El miedo hacía lo desconocido, y a todo lo que rayaba lo “no natural o normal” hizo que la caza de brujas se extendiera y masificara ante cualquier detalle encontrado raro.

Incluso, muchos denunciaban brujería para vengarse de vecinos y familiares. Los acusados de brujería eran quemados en la hoguera.

Ante la caza de brujas, éstas comenzaron a esconderse y a salir sólo en la noche.

Con el paso del tiempo las brujas eligieron distintos hechizos y así había brujas con magia negra, que invocaban y pactaron con los demonios, y brujas con magia blanca, que respetaban todos los detalles de la invocación.

Fue la cacería provocada en la Inquisición, que fue establecida en 1.184  mediante la bula del Papa Lucio III, Ad abolendam, la que contribuyó a la reducción masiva de las brujas.

Además, un gran número de inocentes fueron quedamos en la hoguera y asesinados, acusados de brujería o considerados herejes.

En 1.396 surge nuevamente el miedo por la reaparición de las brujas, y se reviva la caza.

PERSECUCIONES POLÍTICAS

Realmente la persecución de brujas no sólo se debió a los miedos populares y creencias implantadas por la religión cristiana.

También, hubo otros motivos, como de poder y políticos.

Así, por motivos políticos en el caso de Juana de Arco, que al convertirse en una amenaza para la Iglesia y el Estado, se utilizaron los rumores de brujería y que ella admitiera escuchar voces en su interior ( hoy en día, son una característica propias de algunos  trastornos psiquiátricos, la esquizofrenia, la bipolaridad, o  como la psicosis, pero también son experimentados, de manera muy puntual,por personas sin trastornos psiquiátricos), y en ese momento, se utilizó como razón para ejecutarla como bruja.

Juana de Arco fue quemada acusada de hereje por la Iglesia en 1.431. Quinientos años después fue canonizada por la misma Iglesia que la condenó.

También, en el siglo XIV, el Rey de Francia, Felipe el Hermoso,  acometió una cruzada contra la orden de los Templarios, acusándolos de brujería.

Brujería, Mito o Realidad

La brujería contiene muchos mitos, muchas exageraciones.

Tradicionalmente se les caracteriza como mujeres viejas con verrugas y montadas en una escoba o la malvada anciana preparando sus brebajes en la olla.

A menudo la bruja es alguien marginal, de edad avanzada y que se lleva mal con sus vecinos.

Sin embargo,  para entender la brujería, hay que remontarse a los orígenes del paganismo moderno.

El paganismo o la wicca es el amor por la tierra, el amor por la naturaleza y por todo lo que hay en este Planeta, la piedras, los animales, los bosques y árboles, las aves, y la creencia en la dualidad del Dios, la Madre Tierra y el Macho Cabrío. El concepto de la Madre Tierra y el Macho Cabrío será común en todas las religiones de la antigüedad.

EL CRISTIANISMO Y LA BRUJERÍA

El emperador Constantino, convertido al cristianismo, en el año 325 aunó las diferentes corrientes religiosas de su época,  de su concilio Nicea salió la Biblia y la Primitiva Iglesia Cristiana, como se conocen actualmente, Iglesia que sembró la semilla de las persecuciones venideras.

Celebraciones cristianas como la Pascua o la Navidad se establecieron en los solsticios de verano e invierno.

Los iconos de anteriores creencias fue incorporada al cristianismo.

Las fiestas cristianas son acopladas en los momentos de festividad de las costumbres paganas.

Así, la Navidad en el solsticio de Invierno, y 40 días después se celebra la Candelaria que tiene su origen en el Imbolc, que está asociado al ritual de la Fertilidad, fiesta principal en el calendario celta.

Según se iba extendiendo el cristianismo por la Europa rural, el pueblo llano no hacía distinción y Jesús y Maria se fueron entremezclando con su propia versión de la Madre Tierra y su hijo.

LA WICCA

Se compaginaba ambas religiones, y como en la antigüedad, los más sabios eran la autoridad en pueblos y aldeas.

Estos hombre sabios, eran depositarios de la sabiduría de los antiguos.

A ellos acudía la gente en busca de magia, curación y profecías. Fueron conocidos como wicca.

Wicca se puede traducir como el que da forma a lo desconocido, y de este término anglosajón deriva la palabra witch, o bruja.

Esta coexistencia pacífica de ambas religiones se fue erosionando y así comenzó la persecución, la Iglesia condenó a la Madre Tierra como generadora de todos los placeres terrenales que la Biblia definía como pecado. Y proclamaron que el Macho Cabrío era la personificación del demonio, un ángel expulsado del cielo por sus pecados, y que vivía en el infierno.

Muchas curanderas fueron acusadas de magia, por elaborar extractos de hierbas y brebajes, o realizar conjuros, y sortilegios.

De ahí a las persecuciones todo era cuestión de tiempo. Siendo la Edad Media el momento de mayor persecución de la brujería.

Hoy en día, encontramos establecimientos dedicados a la brujería, así, brujería Toledo, brujería del cerco, brujería la bien querida, brujería tradicional, brujería magia y oráculo entre los azande, …

Algunos otros productos que recomendamos:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies